Visitas a la página totales

Buscar en este blog sobre

miércoles, 31 de julio de 2013

Hyundai i30 - Prueba de ruta y de consumo

Es sábado en la mañana, me dispongo a realizar una prueba de manejo del Hyundai i30, de paso quiero hacer una prueba de consumo; es la primera vez que manejo este hatchback de Hyundai y tengo grandes expectativas, concretamente es la segunda generación de este modelo que no es muy popular acá, pero sí en otros mercados.

¿Qué tan popular?, para no ir más lejos, Hyundai vende en promedio 100.000 de "estos" cada año en Europa, eso es casi la mitad de todos los carros, camionetas, SUV y taxis vendidos en Colombia en el mismo periodo de tiempo. Y eso, en un mercado tan exigente como el Europeo y en un segmento donde está el mítico Volkswagen Golf (líder indiscutible en ventas) es algo digno de admirar, ¿ahora entienden mi curiosidad sobre este modelo?

Lo primero que noto es que el i30 es mucho más grande en vivo de lo que puede aparentar en fotos, este modelo comparte plataforma con el Kia Cee'D (¿lo recuerdan de Top Gear, Star in a reasonably priced car?) aunque por dimensiones y diseño parece más un hermano de plataforma del Hyundai i35.

Apenas al entrar se nota el gran espacio que tiene, sobre todo en la parte de atrás donde virtualmente tiene el mismo espacio que el Chevrolet Cruze, el cual es una clara referencia en el segmento en este aspecto, para ponerlo en perspectiva el i30 (y el Cruze) tienen más espacio interior en cuanto a longitud y altura se refiere que el Nissan Qashqai (que es un SUV o "camioneta").

Enciendo el motor, que como es de esperarse en un Hyundai, está correctamente aislado de ruidos y vibraciones, acciono la caja mecánica de 6 velocidades y comienzo mi recorrido; lo primero que noto es que la dirección es extremadamente suave, algo característico en las direcciones accionadas eléctricamente, sin embargo como es habitual en este tipo de direcciones, por seguridad esta se va a haciendo más dura a medida que aumentamos la velocidad. En ese aspecto es muy similar a la del nuevo Citroën C3, y muy alejado de lo que se percibe en un Audi o BMW, cuyos volantes tienden a ser mucho más duros de accionar. Para estacionar es toda una delicia.

jueves, 11 de julio de 2013

Consumo en autopista... ¿a mayor velocidad menor consumo?

A veces es frecuente escuchar que en autopista es mejor ir rápido que despacio para reducir el consumo, eso depende de muchos factores como los desarrollos de caja, el coeficiente de arrastre de la carrocería, el área frontal, el tipo de motor, etc. Consumer Reports, una organización norteamericana sin ánimo de lucro, publicó los resultados de un estudio sobre como la velocidad en autopista afecta el consumo de dos autos y un SUV, se trata del Honda Accord, el Toyota RAV4 y nuevo Ford Fusion en tres versiones, dos equipados con el motor turbocargado o Ecoboost y la versión híbrida.


Los resultados fueron los siguientes:


A pesar del buen trabajo aerodinámico realizado en los vehículos modernos, lo que se traduce en coeficientes de arrastre bajos, todavía se puede apreciar que una variación tan pequeña como es pasar de 88 a 105 [Km/h] afecta negativamente el consumo, estas variaciones afectan tanto a los dos automóviles como a la "camioneta" del grupo. Ni que decir sobre la variación de consumo cuando se pasa de 88 a 120 [Km/h], que en el caso de Fusion 2.0 Ecoboost fue de más de 30%. 

El Honda Accord está equipado con un motor "4 en línea" de 2.4 litros y 185 HP SAE, el Toyota RAV 4 a su vez es movido por un motor de arquitectura similar con 2.5 litros y 176 HP SAE, mientras el Honda pesa entre 1450 y 1480 Kg, el Toyota pesa 1600 Kg, la diferencia no parece mucha en el papel, sin embargo al ver los consumo vemos que a 55 MPH (88 Km/h) el Honda Accord rinde casi 80 Km/galón mientras que el Toyota RAV4 rinde "sólo" 59 Km/galón, aquí es donde la aerodinámica comienza a pasar factura. El coeficiente de arrastre del RAV4 es de 0,32, un valor muy bueno para ser un SUV, pero no tan bueno como el de muchos automóviles actuales. A esto debemos sumar que el Toyota tiene un área frontal mayor y  es más alto lo que empeora el flujo de aire a través de la carrocería.