Visitas a la página totales

Buscar en este blog sobre

martes, 14 de octubre de 2014

Mazda3 1.6 Automático - Parte 2 - Probando al 3


Conducción.
Hacía tiempo que no manejaba un Mazda3, este es de esos carros que siempre me deja con ganas de tener uno pero también con una reflexión en mi cabeza sobre la falta de equipamiento de seguridad activa y pasiva de este modelo en nuestro mercado lo que para mí es uno de los aspectos más importantes de un carro, aún así tengo que confesar que quisiera comprarme uno de estos en un futuro cercano (mecánico y 2.0 litros con VVT por favor). Porque el Mazda3 es un carro que uno compraría mezclando razón y pasión.



El punto fuerte del Mazda3 siempre ha sido el diseño y su chasis, muy pocos carros he probado que ofrezcan un equilibrio tan bueno entre comodidad y deportividad en la suspensión, aquí hay que anotar que la mayoría de carros con suspensiones muy blandas son cómodos cuando se pasa por los huecos e irregularidades del camino pero tienden a inclinarse más y a ser menos estables en curvas, a medida que se endurece la suspensión y se reduce la altura al piso se puede ganar en estabilidad pero proporcionalmente se pierde en confort, sin embargo en el Mazda3 ambos apartados son muy buenos y gran parte de los honores de esta hazaña se los lleva su suspensión trasera de tipo independiente (Mazda la llama Independiente Multibrazos de tipo "E"), esta vez le he sacado su foto respectiva, se lo merecía.

Suspensión trasera independiente del Mazda3 de segunda generación
En una prueba anterior (Ford Focus) expliqué las ventajas de este tipo de suspensión, si se lo perdieron lo pueden leer acá: http://andrespradagarcia.blogspot.com/2014/08/ford-focus-20-titanium-powershift-parte.html

La última vez que había manejado un Mazda3 de segunda generación (uno mecánico) tuve que llevarlo por varias carreteras destapadas (sin asfaltar) que aunque estaban en buen estado tenían una buena cantidad de huecos, piedras y desniveles propios de estas vías, aquí el Mazda3 demostró que puede absorber numerosas irregularidades sin maltratar a los ocupantes y sin que aparecieran "grillos" o "traqueteos" en su interior.

Mazda3 1.6 mecánico en la vía de la Mesa de los Santos - Santander
Volviendo al presente, estoy un Mazda3 1.6 automático a la altura de Bogotá (2640 metros sobre el nivel del mar) el 3 se siente capaz siempre y cuando vayamos a ritmos tranquilos y así cumple con su función de sedán familiar, sin embargo a la hora de exigir al motor 1.6 litros en una subida o en un adelanto, este debe trabajar más de la cuenta en parte por la altura y en parte por la caja de cuatro velocidades.


Y sí, lo están leyendo bien, Mazda, aquella empresa que desarrolló este éxito de ventas, con su increíble chasis, sus excelentes motores y su gran diseño, puso una caja automática de sólo cuatro velocidades en esta versión del 3, la cual es un sinsentido y va en detrimento del rendimiento y consumo sobre todo en esta época en la que tenemos cajas de 6, 7, 8 y 9 velocidades, afortunadamente en Mazda tomaron nota al respecto y la nueva generación del 3 cuenta con una automática de seis velocidades y una caja mecánica con igual número de relaciones.


Dejando de lado la caja y centrándonos en el volante encontramos una cantidad de elementos que hacen de la conducción del 3 algo muy placentero, la dirección de tipo electro-hidráulica es una total y completa delicia, se siente directa y pesada en la proporción adecuada (personalmente dimito de las direcciones muy suaves que filtran todo lo que pasa en la vía), en carreteras con muchas curvas es todo un placer, se puede llegar a curvas rápidas a más velocidad que en muchos carros de la competencia y el chasís se va a encargar de todo, muy similar en este aspecto al Volkswagen Bora (Jetta MK5).


Interior
En el volante encontramos los controles del radio (subir y bajas volumen, cambiar emisora, etc.) y los controles del computador de abordo, todo es muy intuitivo y fácil de usar y al estar ubicados en el volante no habrá confusión de tener muchas palancas detrás del volante. Dicho sea de paso el computador de abordo mide consumos instantáneos (sólo en L/100 Km), consumo promedio, distancia recorrida, velocidad promedio, cantidad de kilómetros que nos quedan de acuerdo al nivel de combustible, alarma de velocidad y recordatorios de mantenimientos; su menú es muy intuitivo y fácil de usar.

Pregunta Frecuente: ¿Cómo paso de L/100 Km a Km/galón?
Se toma el valor en L/100 Km y se divide entre 3.785 (así obtenemos galones), luego se divide 100 entre el resultado y obtenemos Km/galón.                                                                                                                
Ejemplo: Tengo un consumo medio de 9 L/100 Km, para convertirlo a Km/galón hacemos la siguiente operación:                                                                                                                                                   
9 / 3.785 = 2,38, luego 100/2.38 = 42,01 [Km/galón]*                                                                            
*Kilómetros por galón no es una unidad de consumo de combustible aceptable, es una referencia (como tampoco L/100 Km o Km/Litro), las unidades que deberían usarse son [gr/(kW/h)] pero fuera del ámbito técnico serían poco prácticas.


Los acabados del interior y del tablero se sienten muy japoneses, es decir, bien ensamblados y con materiales duraderos pero sin llegar al nivel de acabados de los Alemanes, el espacio es adecuado para cuatro personas, aunque es un sedán de 4,58 metros de longitud y 2,64 metros de distancia entre ejes no es tan espacioso como podría parecer por sus medidas pero espacio no va a faltar. Aquí el diseño predominó sobre la función.


En la parte de atrás encontramos un gran apoyabrazos plegable con portavasos, también tenemos apoyacabezas para los tres ocupantes de atrás, elemento importante de seguridad pasiva en caso de choque posterior; los apoyacabezas de los puestos delanteros son activos, de esos que "salen" automáticamente en caso de choque posterior y se acercan a la cabeza para reducir lesiones cervicales. Si en los puestos de atrás van a viajar personas muy altas es mejor optar por la versión Sporthatchback, pues la caída del techo del sedán reduce un poco el espacio para la cabeza.




El portaequipajes o baúl del sedán tiene 430 litros de capacidad, un poco por debajo de lo que ofrece su competencia directa (un Cruze tiene 445 litros, Hyundai i35: 470 litros, Focus: 475 litros y Jetta MK6: 510 litros), parte del culpable puede ser la suspensión trasera independiente que roba algo de espacio, sin embargo el Focus tiene una suspensión muy similar y en Ford lograron un poco más de espacio; en cualquier caso la capacidad es suficiente para llevar las maletas de cuatro ocupantes y el asiento trasero se divide en 60/40 y puede reclinarse para aumentar su espacio de carga sacrificando los puestos traseros.



Si  ud. requiere bastante espacio en el portaequipajes opte por esta versión de carrocería, pues en el caso del hatchback o sport el volumen de carga se queda en 340 litros (Renault Mégane III: 372 litros, Seat León: 380 litros, Chevrolet Cruze: 413 litros).



Por cierto la llanta de repuesto se encuentra dentro del portaequipajes y es de las de tipo "galleta" o sólo para emergencias (no es recomendable pasar de 80 [Km/h] con estas llantas y es preferible ponerla en los ejes que no lleven la tracción del vehículo), es una tendencia habitual hoy en día por peso y espacio (¿se imaginan circular con una llanta 205/50R16 en el portaequipajes permanentemente?).

Seguridad.
Uno de los aspectos más importantes en todo vehículo es la seguridad activa y pasiva, centrémonos en la segunda, aquella que reduce los riesgos de lesión cuando el accidente es inevitable, en este caso la versión Europea y la versión Norteamericana del Mazda3 cuentan con doble airbag frontal, doble airbag lateral, doble airbag de cortina, cinturones de seguridad con pretensionadores y reposacabezas activos.

Cuando fue probado por las entidades respectivas (IIHS para Estados Unidos y EuroNCAP para Europa), el Mazda3 logró la calificación más alta, "Good" y 5 estrellas en pruebas de choque respectivamente, cuando el IIHS hizo la respectiva prueba no estaba la Small overlap crash test.


Aquí el video proporcionado por EuroNCAP de la prueba de choque.


Pero no todo son buenas noticias, en Colombia el Mazda3 no contaba con todos esos elementos de seguridad pasiva, cuenta con doble airbag frontal, pretensionadores y reposacabezas activas, así que los resultados no son válidos y el Mazda3 Colombiano tal y como se vende NO lograría las cinco estrellas en una prueba de choque.

En caso de choque lateral o de volcamiento el Mazda3 no puede garantizar la seguridad de sus ocupantes de la misma forma que lo haría su contraparte Norteamericana o Europea, y es una pena que los "magos de las finanzas" prefieran poner más equipamiento de lujo sacrificando la seguridad de sus compradores.

Al final he quedado con la misma sensación de siempre, me encanta el Mazda3, su diseño, su chasis, su confiabilidad y sobre todo las versiones con motor de 2.0 litros que tienen mucho brío, si tan sólo tuviera una caja de seis velocidades, airbags laterales y de cortina sería perfecto... un momento, el nuevo Mazda3 tiene todo esto, así que pronto habrá una prueba al respecto, la cual pueden ver aquí.
http://andrespradagarcia.blogspot.com.co/2016/02/mazda-3-grand-touring-2016-parte-1.html

Galería de fotos e imágenes adicionales:

Parte 1: http://andrespradagarcia.blogspot.com/2014/10/mazda3-16-automatico-parte-1-la.html

No hay comentarios.:

Publicar un comentario